martes, 13 de mayo de 2014

LA PALABRA TIENE PODER.

Hace unos meses lleve a mi hijo de 3 años a su primer entrenamiento de futbol soccer. Al principio no quería ir pero cuando llegamos y vio el campo grito de la emoción y no podía esperar a que lo bajara del carro. El entrenamiento duro 2 horas en las cuales hicieron varios tipos de ejercicios. Yo me quede a esperarlo y lo veía jugar, bueno más bien intentando seguir las instrucciones del entrenador.

Mientras lo observaba vi que había una niña en el equipo. Era muy linda y para ser sincera era la que mejor jugaba. Al final del entrenamiento les ponen a jugar un partido y ella era la portera de un equipo y mi hijo del otro. Yo no sé mucho de futbol pero la vi que paro varios goles mientras que mi niño no pudo parar ninguno.

Al terminar el partido los niños corren hacia los papas para que les des agua y prepararse para irse. Mientras mi hijo llegaba alcance a escuchar la plática de la niña con su papa.

La niña con sus cachetitos bien rojos y agitada del partido le pregunto que como lo había hecho, el papa con un tono duro y grosero le contesto-" muy mal"- Ella le lanzo una mirada furiosa y con la voz entrecortada pero con rabia le dijo "que feo eres, porque me dices eso?" 
El papa le contesto "te lo digo porque es la verdad. Lo hiciste muy mal, no voy a decirte mentiras"  La pequeña siguió caminando seria a su lado  y yo quería ir a corretearlo y decirle: Pero que no se da cuenta de lo que está haciendo?

Yo no daba crédito a lo que decía el hombre. Para empezar la niña había jugado muy bien pero eso es lo de menos, la forma tan despectiva y severa con la que se dirigía a ella era horrible.

Al siguiente entrenamiento fue mi esposo el que acompaño a nuestro hijo y al final hubo una junta en la cual se hablaba del próximo partido. El entrenador pregunto al papa de la niña que cuando la llevaría a los partidos pues era muy buena jugadora a lo que el padre contesto que por ahora no; pues estaban trabajando en una "problema de autoestima" que la niña tenía!!No se da cuenta de que el problema lo provoca EL??

Este triste suceso me recuerda que importante cuidar nuestra boca y todo lo que decimos y como lo decimos a nuestros hijos. Nuestra palabra se vuelve verdad en sus vidas, lo bueno y lo malo.

Yo trabajo diariamente con aproximadamente 130  adolescentes entre los 12 y 17 años y es tan triste escuchar como dicen: “mi mama siempre dice que estoy bien tonta” o “hay maestra si hasta mi papa dice que no puedo” y son precisamente los jóvenes que tienen problemas de autoestima y de comportamiento.

Para nuestros hijos nuestra opinión es sumamente importante. Somos su mundo y lo que digamos o no digamos, lo que hacemos cada día define sus futuros. Cada día es una oportunidad para decirles lo mucho que les amamos, lo que queremos para ellos, lo feliz que nos hacen. Hay que bendecirlos, resaltar sus cualidades, corregirlos en amor y con sabiduría.
Desde ese día practico activamente 3 principios con mis hijos y lo hago rigurosamente TODOS LOS DIAS.

1. Bendecirlos: diario declaro la bendición de Dios en sus vidas, oro con ellos y por ellos.
2.  Decirles “te amo”: Varias veces. Cuando llego por ellos a la escuela, cuando despiertan y en la tarde antes de dormir como mínimo.  Aunque debo confesar que lo hago muchas veces más pues se ha vuelto parte de nuestras conversaciones cotidianas.

3. Afirmación: Les comparto porque me siento orgullosa de ellos ese día en particular: Cosas concretas: por ser obediente ese día, haber comido bien, limpiado su cuarto a tiempo etc. Cualquier cosa que haya hecho bien se lo hago saber.


Le pido a Dios me de la sabiduría para criar a mis hijos con la dosis exacta de amor y disciplina; que pueda edificar sus vidas y ser de bendición para ellos siempre. Mi anhelo es que toda palabra que salga de mi boca sea para edificar su vida y pueda convertirse en un adulto sano y feliz.

14 comentarios:

  1. inspiración total.....karla eres una mujer digna de admirar.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tu hermoso comentario, me inspiras :) Dios te bendiga!

      Eliminar
  2. Aclaro que no soy mujer y considero que el mensaje aplica para cualquier género... Las palabras no llenan pero alimentan, razón por la debemos tomar y compartir las sabias palabras del amor, la alegría e inspiración. Las malas palabras indigestan y destruyen el alma, el ser, la familia y la sociedad. Mil gracias por tus enseñanzas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias a ti por compartir tu opinion llena de sabias palabras.

      Eliminar
  3. Mi mamá siempre fue muy trabajadora pero recuerdo que me.cantaba para dormir la cancion de "el toro y la luna" y aun a mis casi 30 años me la canta para consolarme... que bella mi mamita...y mi papá hacia unos sabados especiales de cosquillas! Aun me consienten

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindos recuerdos! Gracias por compartir.

      Eliminar
  4. Practiquen los 3 principios !!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué bella enseñanza para nosotros que algún día seremos padres, (soy casada hace 5 años y creo estar embarazada). Solo le pido a Dios que pueda darnos sabiduría como padres para encaminar a nuestros hijos, y lograr que sean hombres y mujeres de bien para la sociedad.Gracias por compartir esto con nosotros! Dios te bendiga!

    ResponderEliminar
  6. Muy linda historia, pero tambien es muy dolorosa.. No darse cuenta el padre de lo bien que habia jugado su hija.



    ResponderEliminar
  7. Gracias, necesitaba leer esto. He tenido los mejores padres y mejores recuerdos de mi infancia gracias a mi papá y mamá, son ejemplo a seguir.

    ResponderEliminar
  8. Precioso y muy cierto... siempre la familia debe ser lo primero... la vida es una sola y hay que apreciar lo que en realidad merece ser apreciado.

    ResponderEliminar
  9. Mencionas a la mamá y ¿el papá? ¿que pasa cuando la niña es de padres divorciados y la mamá no permite la interacción entre ellos dos?
    Conozco el caso donde la mamá vive con la niña, se preocupa por ella pero da más peso al valor monetario que al sentimental y el papá a quien sólo permite verla cada 15 días o cuando ella lo desea le impone, si tienes dinero la quieres y si no no. Argumentos con los cuales la niña ha dejado de disfrutar los momentos en los cuales su padre ha estado presente.

    ¿Cómo contrarrestar esos modelos de amor=dinero?

    ResponderEliminar