sábado, 12 de mayo de 2012

Cumpliendo Nuestros Sueños

Cuando era niña soñaba con ser una exitosa profesionista divorciada y con 2 hijos. Raro pero verídico, deseaba ser divorciada. Le contaba a mi mamá con lujo de detalles como era que después de tener a mis hijos yo dejaba a mi esposo y me iba en mi “bochito azul” bien lejos para trabajar en mi exitosa empresa y vivir con mis hijitos. El porqué de esta fantasía o que significa, es tema de una sesión psicoterapéutica independiente a este blog. Lo relevante es que desde los 6 años de edad  yo ya tenía un sueño.
Después de querer ser una alta ejecutiva divorciada, quise ser modelo, luego bailarina después maestra y finalmente ejecutiva de nuevo. Hay quienes quieren ser cantantes, actrices, astronautas, en fin hasta sirenas. Los sueños, como los proyectos van cambiando con el paso de los años Esto de cambiar de idea es muy normal mientras uno va creciendo, es parte del madurar.
Pero qué pasa cuando las mujeres al llegar a la edad adulta donde se supone que debemos estar decididas en lo que queremos ser, no tenemos un solo sueño, sino muchos? Cuando una sola actividad no es suficiente para hacernos sentir plenas. Que pasa cuando nosotros como mujeres modernas buscamos satisfacer diversas áreas de nuestra vida?
 Queremos ser esposas, profesionistas, madres, amigas, amantes, buenas hijas y además vernos y sentirnos hermosas… queremos sentirnos realizadas en muchos aspectos y nos cuesta trabajo, mucho trabajo y esfuerzo encontrar el tiempo para hacerlo todo.
A veces quisiera que el día tuviera 30 horas o ser capaz de vivir sin dormir para encontrar el tiempo para lograr cada uno de mis planes.
 Una buena amiga me decía el otro día: es que trabajo de 8 a 5 de lunes a viernes y además 3 veces a la semana quiero ir al gimnasio porque no he podido perder el peso de mi segundo bebe, pero cuando vuelvo mis hijos ya están dormidos y me duele en el alma haberlos dejado, siento que hago mal”.
 Que duro para una mujer querer estar con sus hijos pero al mismo tiempo desear ejercer su profesión y como esas actividades consumen prácticamente todas las horas de su día, el simple acto de querer hacer ejercicio para estar saludable se convierte en una actividad que en lugar de hacerla sentir bien le ocasiona culpa y remordimiento.
Para una mujer de hoy no es fácil lograr sus sueños,  y no porque no tenga la capacidad sino porque son muchos!
Cuantas veces nos pasa lo mismo que a mi amiga? Cuantas veces permitimos que “La culpa” nos domine?. A veces la sociedad, la familia y nosotras mismas nos convertimos en el peor juez y dejamos que los estereotipos nos cataloguen, haciéndonos infelices por no cumplir con la expectativa social de lo que se considera una “buena madre” o una “buena esposa”.  Y es por eso mi cuestionamiento, será que las mujeres tenemos DEMASIADOS sueños? Sera que queremos todo y no es posible? Me pregunto si allá afuera hay otras mujeres que en momentos se sienten “culpables” por estas mismas razones? Me pregunto cómo le hacen para salir adelante con la convicción de que hacen lo correcto? Lo mejor para sus vidas y familias.
Me atrevo a asegurar que si las hay, mujeres valiosísimas cuestionándose una y otra vez si hacen o no lo que deberían. Quebrándose la cabeza para descifrar cómo hacerle para agregarle actividades a su ya muy ocupada vida sin sentir que son egoístas o irresponsables. Creo que yo he sido una de ellas en muchos momentos.
Pero creo que es momento de sentirnos orgullosas de ser multifacéticas y de ser capaces de desarrollar más de un papel en este mundo. No importa lo que la sociedad piense o diga o lo que los medios tratan de hacernos creer. Estoy convencida que Dios nos doto con la capacidad de hacer lo que nos propongamos, nos ha dado la sabiduría para buscar un sano equilibrio anteponiendo aquel proyecto que consideremos el de mayor importancia para nuestra realización personal, para el bienestar propio y de nuestra familia. Fuimos creadas para dar y recibir amor, para ser exitosas y plenas, el secreto está en no conformarnos con menos.
NO es fácil para una mujer de hoy lograr todos sus sueños pero definitivamente tenemos la capacidad de lograrlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario